Cosas que hice en la pandemia (I): comprar comida a domicilio.

Para pedir que nos traigan la comida a casa podemos usar las aplicaciones y procedimientos que tenga un determinado restaurante pero también alguna de las aplicaciones globales de «delivery» que existen.

La pandemia de coronavirus ha obligado a que los restaurantes cierre al publico permitiendo únicamente la venta para llevar bien recogiendo la compra en el local («take away») o bien enviandola al domicilio del cliente («delivery») . Por otra parte tras la apertura es posible que prefiera seguir comiendo en casa por que se haya acostumbrado o para mantener el distanciamiento social.

Los restaurantes que hasta el momento no creian en esta forma de negocio, igual al regreso a la normalidad es posible que se lo replanteen, para completar su oferta y como plan de contingencia.

Just Eat

Es la aplicación que dispone de una oferta mayor de restaurantes con cerca de 9.000 en España.

Presenta la ventaja que el precio que aparece en cada uno de los restaurantes es el precio final siempre que el pedido supere una cantidad mínima. Es el propio restaurante quien realiza el envio y suelen desplazarse en moto. Just eat permite la introducción de códigos de promoción o descuento.

Permite valorar la comida y hay disponible app para el móvil.

Uber Eats

Es una aplicación que pertenece a Uber, la empresa de vehículos con conductor, con la que comparte la base de clientes.

Su oferta de restaurantes es de unos 800 en España. La restaurantes de su lista en ocasiones también aparecen en Just eat, pero en otros casos no, ofreciendo con frecuencia promociones (p.e. 50% o 2×1). Entre los establecimientos tambien se encuentran tiendas de gasolineras (Repsol y Galp) lo que permite comprar articulos de conveniencia que completan la oferta de productos.

A diferencia de Just Eat al precio final hay que añadir el coste del envío y la propina al «rider» o repartidor que puede ir del 10 al 20% (15% por defecto). Retiene el importe al inicio del envío y envía el ticket por email. Los repartidores trabajan para Uber Eats y suelen ir en bicicleta.

Permite la evaluación del repartidor y de la comida. La conexión a la aplicación usa un sistema de seguridad de dos niveles (Contraseña y código SMS enviado al teléfono móvil). Hay disponible app para móvil.

Otras aplicaciones similares son: deliveroo y globo (Envío de comida y más).

Una reinvención de las casas de platos preparados o comida para llevar son aplicaciones como Wetaka o Nococinomas que sobre una carta de platos caseros, se encargan y se reciben dias mas tarde (de un dia a una semana)

En todos ellos, logicamente, es necesario el alta mediante email y teléfono, incluir un medio de pago y la dirección.

Sobre los restaurantes siempre debe consultar en Google o Tripadvisor para conocer las opiniones de otros clientes.

Por último vamos a mencionar la compra on-line de alimentos, que es posible muchas pequeñas tiendas de alimentación y grandes cadenas de distribución como Mercadona o Cosum (No disponible durante la pandemia)

La pandemia de coronavirus ha consolidado la compra on-line por la necesidad de salir lo menos posible del confinamiento en el domicilio y por que en muchos casos es la única forma de comprar comida elaborada, y así las empresas que optaron por ella y que han podido mantener el servicio han mantenido en funcionamiento el negocio y han aumentado la clientela.