Las 3R ecológicas de un teléfono móvil

Los teléfonos móviles son uno de los dispositivos con una esperanza de vida útil más corto de los que diariamente usamos. Ya sea por la constante innovación (Obsolescencia), por su uso intensivo (Rotura), por avería (la más usual, degradación de la batería) o por moda. El caso es que si hacemos memoria hemos comprado más móviles en nuestra vida (A razón de uno cada 2-4 años), que TV, automóviles o neveras.

Las 3R de la ecológicas de un móvil son:

  • Reutilizar: es más difícil hacerlo más util mediante actualización del software o del hardware (Ampliar memoria, cambiar batería, etc.) que un ordenador, por lo que se le suele hacerlo útil para otro usuario. Es la acción ecológica más practicada, y la hacemos  cuando lo vendemos de segunda mano,  o se lo regalamos a un familiar o amigo que no tiene, o tiene otro más antiguo o con menos prestaciones. Si hemos tenido el móvil guardado o le hemos dado mucha vida se puede vender en una web de coleccionistas (que los hay) o donarlo a un museo de tecnología.
  • Reusar: es darle nuevos usos. Parece difícil que un teléfono móvil, cuando le quitamos la SIM, sirva para algo más, pero mantiene el resto de funcionalidades como Wi-Fi por lo que con un poco de imaginación es posible encontralas… ¿Por qué no usarlo como una “mini tablet casera” o un “ipod”?
  • Reciclar: y si con todo es inútil e inusable, pues a un punto verde de reciclaje, para que los materiales que lo componentes vuelvan a la cadena de producción.